domingo, 3 de marzo de 2013

Años impares, días pares.


Creo que sólo podría escupir palabras sin sentido enredadas en la garganta con miedo a hacerse oír por si saltan las lágrimas.
Espérame allí donde estés con todos los que se han ido. Yo sé que tengo alas aunque no las vea y sé que todo sigue ahí como hace días.
Tengo los brazos abiertos y los pies preparados para coger impulso cuando llegue el momento de volvernos a ver.
Dolores de cabeza y ánimos en declive en un domingo desafinado como las cuerdas de la guitarra que roce tantas veces.
El tiempo se lleva al tiempo, se lleva historias, se lleva besos, amores, momentos, personas. El tiempo se lleva en fragmentos las sonrisas y las lágrimas. Sólo quedan recuerdos que a veces pesan.
Sigue hablándome en los silencios, sigue brillando allí arriba.
No te vuelvas a ir más lejos nunca.

1 comentario:

  1. Qué enorme, en serio, qué genialidad. :)

    ResponderEliminar