miércoles, 18 de julio de 2018

El día que dejé de verte y me perdí.


El día que dejé de verte y me perdí; siquiera lo recuerdo. Sé que seguía agarrada de tu mano pero me sentía colgando de un hilo.
Tenía vértigo y supe que estábamos desapareciendo.
Estábamos andando entre cristales que reflejaban lo que fuimos y ya no.
Ya no estábamos. Ya no éramos.
Estábamos reconstruyendonos pero ya no en el mismo sitio. Ya no juntos.
Me sentí gris y a años luz de la vida.
A años luz de ti y a años luz de mí.
Me había perdido y no te encontraba. Pasé miedo.
Y ahora, que sigo sin saber dónde estás; estoy en el mismo puto sitio donde te sentí por última vez por si la vida nos devuelve el amor que nos robó.
Quiero inmolarme con este dolor y volver a rehacerme sin los rotos que se clavan sin remedio y no me dejan respirar.
Sigo aquí, inerte...Desde el día que dejé de verte y me perdí.


Desde el día que nos perdimos y no nos esforzamos en evitarlo.



https://youtu.be/2n90rpcYAts

domingo, 15 de julio de 2018

Primavera en invierno.

Ayúdame a librarme de los tormentos y a ir vaciándome las penas; a sonreír sin tristeza.
Quédate a mirarme mientras me rehago...
Enséñame cosas que no sepa. Deja que te vea por dentro.
Asómate a mis entrañas y alumbra mi oscuridad.
Me estoy construyendo un muro interno contigo dentro...Sé que sabes donde te construí la ventana para que puedas salir, pero quédate... Por favor.
Entre tanto ruido ensordecedor traes la calma con tu risa, con el sonido de tus pasos, con todo lo que dices sin hablar. Calmas a mis bestias.
A ratos me recuerdas quién soy de verdad; aunque vuelva a olvidarme.

Y aquí, que siempre es invierno trajiste con tu abrazo la primavera.


Dime que todo irá bien.


viernes, 13 de julio de 2018

Con quién.

Si me miro hacia dentro se que guardo los peores monstruos y lo peor es que los sigo alimentando a sabiendas de ello.
Soy quién tiene la peor versión de mí y aún así soy con quién más a gusto me siento.
Siento miedo de no saber cómo darme la luz que me dicen que supuestamente merezco.
¿Cuánto mal hace lo malo? ¿ El bien es bien para todos?
Las peores palabras hacia mí siempre me las he dicho yo y soy a quién menos quiero.
Y aún así soy con quién más a gusto estoy.
Soy quién menos se comprende y con quien menos lo intento; soy quien más me duelo y más daño me hago.
Y aún así soy con quién más a gusto estoy.
La vida me viene grande y yo me siento muy  pequeña.
Ironía es que cuando peor estoy, más fuerte abrazo a mis monstruos y más a salvo me siento.
Al fin y al cabo... mi peor enemigo soy yo.


Y aún así con quién más a gusto estoy soy yo.

lunes, 4 de junio de 2018

Yo, que nunca supe hacia donde iba y que un día olvidé de donde venía.
Yo, que siempre me perdía entre mil dudas y daba vueltas buscando la forma de hacer bien las preguntas para acercarme a las respuestas.
Yo, que nunca confíe en ningunas manos para agarrarme fuerte y no caer... Incapaz de evitar saltar al vacío en cada precipicio que se me ponía por delante.
Yo, que no me atrevía a mirar a los ojos a nadie por miedo a que pudiesen saber más de lo que yo quería que supiesen.
Y entonces llegaste y me enseñaste un camino sin rumbo fijo pero si con un destino y me regalaste un punto de partida nuevo; un comienzo.
Tú, supiste responderme sin tener ni siquiera las preguntas y no solo me diste unas manos a las que agarrarme... me diste un refugio y un hogar donde perder el miedo, lejos del precipicio.
Sin que me diese cuenta, te asomaste a mirar donde nadie se atrevió y te quedaste... Dando luz y enseñándome cosas de mí que ni yo conocía...
Y te llevaste mis miedos.
Y te quedaste conmigo.
Y me enseñaste a querer quedarme aquí.

sábado, 5 de mayo de 2018

Una mente que grita y una voz enmudecida.
En la garganta un nudo que no se ve pero ahoga...
Un corazón con tantos intentos de arreglarse que los pedazos ya no encajan.
Unos pasos que no saben hacia donde van y quizás tampoco desde donde empezaron exactamente.
Unos ojos tan oscuros y perdidos que miran pero ya casi no (quieren) ver.

Después de tantas pérdidas ya no sé dónde buscarme.

viernes, 13 de abril de 2018

Rezo a un dios qué no sé si existe para que me dé las respuestas a unas preguntas que no sé cuáles son pero necesito saber.
Voy paso a paso hacia ninguna parte porque no sé si quiero seguir yendo.
Nunca llega el "mañana será otro día" porque el tiempo pasa, sí, pero siempre de la misma manera de mierda. 
No hago nada por cambiar nada porque ya no estoy.
Sigo esperándome sentada por si alguna vez aprendo a deshacerme y volver...
Devolverme a donde alguna vez creí merecer estar.
Lo efímero de la felicidad, la amargura de la tristeza y el dolor de la pérdida de uno mismo.
Muchos minutos de silencio; me pido perdón por no saber que hacer...
Por si no llego a tiempo.

jueves, 12 de abril de 2018

Me gusta recordar cuando sonreía sin trampas, cuando me sentía luz y respiraba aire que no me ahogaba.
Me gusta recordar los sitios a los que iba sin compañía y no me sentía sola.
Me gusta recordar cuando estaba a gusto conmigo a solas.
Pero ya no sonrió desde dentro, me siento sombra y hasta el aire más puro me ahoga.
Me ponen triste pasar por "mis" antiguos sitios y me siento sola aunque este rodeada de personas.
Me gustaban tantas cosas que ya no... Me gustaba yo y ya no. Mierda.

A veces lo único que espero de la vida es que se acabe.